IIIª TRAVESÍA NUDISTA EN BARCO

El pasado 10 de Julio de 2021, retomamos una de nuestras nudeactividades que más éxito ha tenido desde que comenzamos a proyectarla: Un paseo nudista en barco recorriendo todo nuestro maravilloso Paraje Natural de los Acantilados de Cerro Gordo – Maro.

Éste año ha sido complicado plantearnos cómo podríamos seguir realizándola sin perder la responsabilidad social que siempre nos ha caracterizado desde que comenzó la pandemia. Si bien es cierto que la casi totalidad de los participantes tenían la pauta completa de la vacuna del COVID-19 inyectada, no queríamos reunir a tantísimas personas en una actividad porque, aunque ésta se haga al aire libre, en muchos momentos no hubiera sido posible respetar la distancia de seguridad.

¿Qué solución le dimos? Pues en lugar de uno, podríamos tener varias embarcaciones para repartirnos en grupos más reducidos.

¡Y eso hicimos!. Tres barcos ocupados en equipos de 10/12 personas: Un velero, un Catamarán y un Yate. Lo cierto es que, aunque le habíamos tomado mucho cariño a nuestro viejo barco “La Pinta del Este”, ésta tercera travesía iba a ser mucho más glamourosa de lo que estábamos acostumbrados.

Nos reunimos todos en el puerto recreativo de Marina del Este, en La Herradura, y una vez nos repartimos los sitios en cada embarcación, salimos de puerto a las 10:00am.

La comitiva la abrió el Velero, seguidos de cerca por el Catamarán y por el Yate.

Durante 4 horas, los marinos nudistas recorrimos todo el Paraje marítimo, pasando por la Torre Vigía de Cerro Gordo, hasta los impresionantes acantilados y las paradisíacas calas de Maro.

Nuestra primera parada fue frente a la malagueña playa de El Cañuelo, un arenal casi gemelo a Cantarriján que, aunque no cuenta con la misma tradición naturista de su hermana granadina, también es frecuentada por nudistas durante la primavera y el otoño.

Con el Catamarán y el Yate explorando las calas de Maro, el Velero continuó su viaje pasando por nuestra playa nudista de Cantarriján.

Durante el trayecto, pudimos ver muy de cerca una familia de delfines e incluso una enorme y solitaria medusa de más de medio metro de diámetro que nos acompañó en algunas de nuestras paradas.

Paradas que aprovechamos para que los compañeras y compañeros pudieramos visitar las otras embarcaciones, brindar con cava y practicar un poco de paddle surf.

Transcurridas las cuatro horas de travesía, regresamos a puerto deseando continuar la jornada. Algo que hicimos dirigiéndonos a Cantarriján para almorzar todos juntos al desnudo en el Restaurante La Barraca y luego pasar el resto de la tarde tomando el sol comentando el fantástico día que habíamos pasado.

Ya estamos deseando repetir ésta magnífica experiencia nudista, visibilizándonos a la vez que nos divertimos, l@s que formamos ésta gran familia de AAPNC.

Si quieres ver como nos fue en nuestra anterior travesía al desnudo, puedes hacerlo pinchando AQUÍ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *