LO QUE PUDO HABER SIDO Y NO FUE: LA HISTORIA DEL CAMPING NUDISTA DE CANTARRIJÁN

LO QUE PUDO HABER SIDO Y NO FUE: LA HISTORIA DEL CAMPING NUDISTA DE CANTARRIJÁN

Estamos en el año 2021 de un mundo perfecto. Y en tal perfección, os escribo ésta entrada del blog justo llegando a la playa de Cantarriján. Un enclave espectacular 100% exclusivamente nudista y rodeado de miles de hectáreas de bosque. Además, cuenta con un inmenso camping nudista a pie de playa. De hecho, hacia allí nos dirigimos, pues tenemos ya pagada al Ayuntamiento la cuota anual de nuestro precioso bungalow. Y es que, éste modernísimo camping, es una empresa municipal gestionada por el propio consistorio de Almuñécar.

Zonas de cabañas rústicas, decenas de parcelas para caravanas, una gran piscina exterior y otra cubierta, sala de fiestas, tienda, restaurante nudista… Todo el complejo atiende al principio de sostenibilidad ecológica convirtiéndole en el primer camping ecofriendly de Europa. No le falta un solo detalle pese a los años que tiene. Y, tras las últimas reformas y las nuevas ampliaciones, han hecho de éste camping FKK de Cantarriján, uno de los mejores y más solicitados del país.

Esto es, seguramente, lo que está pasando ahora mismo en ese mundo perfecto de 2021…perteneciente a un universo paralelo…por supuesto. Porque en el nuestro, eso no ha sucedido.

Nuestro 2021 es bien distinto. De hecho, no sólo no existe ese camping nudista a los pies de nuestra playa sino que ni siquiera gozamos de libertad de movimiento para ir a ella debido a un virus letal que está azotando el planeta. Definitivamente, el 2021 de nuestra realidad no es para tirar cohetes.

Lo que hemos contado al principio no deja de ser un relato de ficción utópica, pero… ¿sabéis que éste camping nudista de Cantarriján estuvo a punto de ser una realidad? ¿No? Pues dejemos atrás la ficción para pasar a contaros la historia de lo que realmente aconteció.

LOS 80 Y EL DESPEGUE DEL NUDISMO EN ESPAÑA

Pongámonos en la situación política y social del momento. 

El periodo de transición española, desde la muerte del dictador Franco hasta la llegada de la España constitucional, tampoco fue fácil para los nudistas. En 1976 se declaró un boicot a España por parte de la Federación Naturista Internacional debido a la intolerancia de las autoridades frente al nudismo. En 1978 comenzaron por fin a autorizarse las primeras playas nudistas de nuestro país, así como también a legalizarse las primeras Asociaciones Nudistas bajo el seudónimo de “naturistas”: “El Club Catalán de Naturismo” de Barcelona, la “Asociación Naturista de Andalucía” (ANA) y la “Asociación Naturista Levantinobalear”.

Mientras tanto las fuerzas vivas de la época no cejaban en la persecución de los nudistas, sobre todo en Galicia. 

En el verano de 1983, catorce nudistas fueron detenidos en Galicia por guardiaciviles armados con subfusiles. Los detenidos, acusados de escándalo público, fueron obligados a presentarse en el cuartel de Santiago de Compostela, y fichados. De hecho, se les fotografió de frente y de perfil, como auténticos delincuentes.

En el sur del país, las cosas iban algo mejor. 

Branko Bruckner Horvat, fundador de la Asociación nudista andaluza y posteriormente, presidente de la FEN,  dividía en este sentido a España en dos zonas: la mediterránea, con asociaciones y centros nudistas legalizados, donde la conflictividad era mínima, y Galicia y el Cantábrico, donde se practicaba un nudismo más espontáneo y los choques con la policía y los habitantes de las poblaciones eran más que frecuentes.

Fue en ésta época cuando comenzaron a solicitarse las autorizaciones de las primeras playas nudistas del país. Todas ellas provenían de los Gobiernos Civiles de la Provincia en que éstas se ubicaban y estaban dirigidas a la Asociación Regional correspondiente que, previamente, lo había solicitado a través del Ayuntamiento del municipio.

EL MODELO CANTARRIJÁN

Llegaron entonces, las autorizaciones solicitadas para El Portús, Vera, El Borronal, Enix-Playa, Cerrillos, Costa Natura, Motril y, por supuesto, Cantarriján.

Fue el propio Bruckner quién entregó la solicitud de Cantarriján al Ayuntamiento de Almuñécar el 7 de Septiembre de 1981

Pocos meses después, el 11 de enero de 1982, se acordó por unanimidad en un pleno del consistorio sexitano, presidido por el alcalde Miguel Ávila,  dar el visto bueno a la solicitud. Y con el informe favorable que emitió la Dirección Provincial del Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones de la época (el 13 julio de 1982), el Gobierno Civil de Granada acordó, el 6 de Septiembre de ese mismo año, “AUTORIZAR el establecimiento de una playa naturista en CANTARRIJAN en el término municipal de Almuñécar”.

Cuando publicamos nuestro primer artículo sobre la autorización del nudismo en Cantarriján, unos técnicos funcionarios de una gran Administración, nos reprochaban que no tenían constancia documental ni fechas al respecto. Pues bien, ahí tienen todas las fechas del proceso. Investiguen un poco.

ALMUÑÉCAR, UN MUNICIPIO MUY NUDISTA.

El “idilio” del proyecto nudista de Bruckner con el Ayuntamiento de Almuñécar no dejó de crecer desde entonces.

En 1983, Juan Carlos Benavides, el, por aquel entonces, nuevo Alcalde socialista de la localidad, estrechó lazos de amistad con el gerifalte del nudismo en España.

El regidor Benavides estaba decidido a impulsar en su municipio, un nuevo tipo de oferta de recreo que estaba creciendo en otras zonas del país (sobre todo por un renacido boom del turismo europeo): el naturismo.

Y para ello, ideó algo muy novedoso para sacar partido a la reciente autorización de Cantarriján como playa nudista: Construir un camping naturista a pie de playa. 

Pero no sería éste un centro turístico naturista como los que estaban empezando a establecerse en otras provincias, como Las Palmeras (Garrucha), el Portús (Cartagena), Vera Playa Club (Vera), etc…

Éste sería el primer camping naturista municipal de toda España. Es decir, un complejo creado y dirigido, directamente, por una administración local. Algo, nunca visto ni entonces ni ahora.

FKK CANTARRIJÁN, EL CAMPING NATURISTA SOÑADO.

Con una playa totalmente virgen, en un entorno natural y salvaje solo desvirtuado por un pequeño chiringuito-merendero abierto tiempo atrás llamado “La Barraca” (en honor al estilo y forma de su techado), y luego adquirido y usufructuado por D. Severino Rodríguez, Cantarriján era un diamante en bruto para el Turismo nudista al alza.

En 1984 el proyecto del camping de Cantarriján ya había cobrado forma. Se había realizado un estudio de viabilidad, tanto en su localización, medición o servicios a ofrecer, como en su presupuesto. Todo estaba en marcha.

Hasta el momento, sólo empresas privadas, a menudo de capital extranjero, habían invertido en centros turísticos naturistas en España. El Ayuntamiento de Almuñécar quiso ser el primero en romper esta situación, promoviendo la creación de un centro naturista municipal que pasaría a convertirse en una experiencia única, prácticamente, en toda Europa. 

Para su creación, se localizó un lugar aislado por la espesa vegetación y junto a la playa. 

Acogería ésta zona, una enorme parcela de acampada y una serie de bungalows rústicos, que se integrarían visualmente en el paisaje, y que podrían albergar, en una primera fase, hasta 424 naturistas

La superficie que se ocuparía inicialmente sería de 9.200 metros cuadrados y, por supuesto, el centro estaría provisto de todos los servicios habituales en cualquier urbanización de éste tipo.

LA PRESENTACIÓN EN SOCIEDAD DEL CAMPING DE CANTARRIJÁN

El 15 de Septiembre de 1984 se inauguró el XIX Congreso Mundial de Naturismo. Jóvenes y mayores integraron las delegaciones asistentes a esta reunión como representantes de los 29 países que integraba la INF-FNI en aquella época. Y por primera vez se celebraba en España, concretamente en Costa Natura (Estepona), en plena Costa del Sol malagueña.

El objeto del congreso celebrado en Costa Natura era constituir un nuevo comité ejecutivo mundial (se eligió al británico Alan McCombe como presidente por tercera vez) y aprovechar esta circunstancia para repasar los grandes temas del naturismo. En este sentido, para Branko Bruckner lo más destacable fue la constatación de que el porvenir del naturismo era innegable, ya que se trata de una forma de vida y un acercamiento a la naturaleza únicos.

Durante tres días, las delegaciones debatieron el futuro del naturismo organizado en el mundo y se conocieron los principales proyectos de la federación española, referidos sobre todo a la ampliación de los centros de El Portús, Veraplaya, y Costa Natura.

Pero la estrella de los proyectos se situaba al sur de Granada, en Almuñécar.

El primer camping naturista municipal “del mundo” se iba a instalar en Cantarriján, y el gran proyecto fue presentado por el mismísimo Benavides, alcalde de la localidad granadina, durante el transcurso del Congreso Mundial.

Llegaron incluso a presentarse los planos iniciales y las recreaciones en dibujos de lo que hubiera sido, sin duda, uno de los mejores complejos rústicos destinado, sólo y exclusivamente, para nudistas.

La glamourosa presentación fue acogida entre grandes aplausos y señales de victoria. Los medios de comunicación de la época también se hicieron eco de la noticia.

El nudismo cabalgaba sin descanso hacia un nuevo futuro lleno de parabienes.

Pero aquello…no iba a salir bien…

EL FINAL DEL SUEÑO CANTARRIJANO

Aquí la historia se enturbia mucho para nuestro gusto y conocimiento, y son varias las teorías sobre los factores que hicieron fracasar la instalación del primer camping nudista municipal del mundo.

Pero sin duda, uno de los factores detonantes y determinantes, parece que fue el ecologista. 

La Asociación para la Superviviencia y el Medio Ambiente de Andalucía (ANDALUS), realizó un llamamiento a las administraciones sobre la “ineludible necesidad de proteger los últimos reductos no degradados del litoral de la provincia, en especial Cerro Gordo y la playa de Cantarrijan”.

A ella, se unieron los componentes de la Agrupación Granadina de Naturistas para la Defensa de la Naturaleza (AGNADEN) fundada por Jorge Garzón y Luis de Manuel Jérez en 1983. 

Representantes de la Agencia de Medio Ambiente de Andalucía Oriental, pusieron todos sus esfuerzos en proteger los acantilados de Maro, en Málaga, por ser zona de paso y anidado de Aves y luego, extendieron su campaña de concienciación a Cerro Gordo y a Cantarriján, consiguiendo así paralizar, con la intervención de la Junta de Andalucía, tanto el del Camping Naturista como otros proyectos urbanísticos promovidos por el Ayuntamiento de Almuñécar en la zona.

Luego, la historia es la que todos conocemos. El Gobierno andaluz inició los trámites para declarar la zona aledaña a Cantarriján área de Especial Protección, lo que culminó en el nombramiento como Paraje Natural a los Acantilados de Maro-Cerro Gordo en Septiembre de 1989.

No sabemos muy bien lo que hubiera deparado al futuro de nuestra playa nudista el establecimiento de un camping naturista.

Tal vez hubiera funcionado bien y se habría logrado esa sostenibilidad y respeto mediambiental del que se hacía gala durante la presentación del proyecto. Tal vez Cantarriján se hubiera convertido en la playa más nudista y conocida de Europa. 

O tal vez no. Tal vez el camping se hubiera destapado como un pelotazo urbanístico ilegal con el único propósito de enriquecer algunas manos. Tal vez hubiese acabado clausurado por una orden judicial. Derribado en el mejor de los casos o convertido en un okupado mamotreto de hormigón perenne, en el peor de ellos.

Con un destrozo del ecosistema autóctono terrestre y marítimo catalogado, seguramente, de catastrofe medioambiental insalvable.

Nunca lo sabremos. Al menos no en éste universo.

En cualquier caso, la playa nudista de Cantarriján es un paraíso único y perfecto tal y como está. La magia de estar en contacto y en plena libertad con la naturaleza, no la cambiaríamos ni por el mejor camping naturista de la historia.

Una historia que pudo haber sido y que nunca…nunca jamás…fue.

Fuentes:

El País: El Congreso Mundial de Naturismo de Costa Natura

El País: El primer Camping Naturista Municipal del mundo estará en la playa de Cantarriján

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *