¿POR QUÉ NOS ESCONDEMOS?

(Éste es un artículo escrito por Twonaturists Blog, que hemos traducido al castellano para su lectura. Al final del texto podréis encontrar el enlace original a su Blog)


¿Cómo “normalizamos el naturismo” cuando a muchos de nosotros nos aterra hablar acerca de nuestra propia desnudez?

Abordemos este problema desde su origen.

Los naturistas somos temerosos porque la sociedad tiene grandes dificultades para separar la desnudez del sexo. Porque, si estamos desnudos, eso puede significar que debemos estar haciendo algo sexual. Y si estamos desnudos en público, significa que debemos estar haciendo algo sexual en público, lo que nos vuelve unos pervertidos. Y tristemente, estamos rodeados de ciertos medios que, continuamente, refuerzan este mensaje.

Como consecuencia de este riesgo, muchos naturistas ocultan públicamente su desnudez. Vemos esto en las redes sociales donde publicamos fotos de nosotros mismos mientras ocultamos nuestras caras, o peor (pero aún más común) “promovemos” el naturismo publicando imágenes naturistas de otras personas, casi siempre obtenidas de Internet sin el consentimiento del sujeto.

Pero ocultar el naturismo no se limita a las redes sociales. También sucede en el mundo real. Conocemos a una pareja del Reino Unido que son muy entusiastas del naturista, pero que solo se ‘volverán naturistas’ en el extranjero, nunca en el Reino Unido. ¿Por qué? Porque dicen que temen “ser pillados”.

¿Y cuántos de nosotros hablamos abiertamente sobre nuestro naturismo con familiares y amigos? Parece que muy pocos. Y la razón, escuchamos, es el miedo a cómo reaccionarían las personas que no son naturistas.

Una vez, conocimos a una pareja mayor que dijo que no podían decirles a sus hijos que eran naturistas por temor a que ‘nunca más les permitieran volver a ver a sus nietos’.

Incluso los clubes naturistas, con sus puertas de la fortaleza, setos espesos y letreros ambiguos, insinúan involuntariamente un mundo secreto más allá de las normas de la sociedad.

Pero aquí está el problema: el mero hecho de ocultar nuestro naturismo refuerza el mensaje erróneo de que el naturismo es de alguna manera inmoral. Muchos de nosotros que promovemos activamente la ‘normalización del naturismo’ en realidad nos arriesgamos a hacer lo contrario, porque cuando alguien se topa con nuestros perfiles de redes sociales destinados a ‘normalizar el naturismo’ y encuentra nuestras caras pixeladas, o apartadas de la cámara, o nunca en la imagen. , el mensaje subliminal es que ser identificado como naturista conlleva un riesgo, y ese riesgo se interpreta como que surge de que la actividad es de alguna manera incorrecta.

Del mismo modo, cuando un amigo cercano descubre accidentalmente nuestro naturismo después de años de amistad, ¿qué debe pensar? ¿Que era algo que ocultábamos activamente porque revelarlo suponía un riesgo de vergüenza o, peor aún, de críticas?

Este ocultamiento interminable envía un mensaje y es todo lo contrario del mensaje que queremos enviar. Estamos, inconscientemente, reforzando la norma cultural de que la desnudez pública no es lo que hace la gente “normal”.

Si realmente queremos “normalizar el naturismo”, tenemos que romper este ciclo negativo. Tenemos que estar preparados para ‘salir’. Tenemos que ser valientes. Tenemos que correr ese riesgo.

No lograremos ‘normalizar el naturismo’ hasta que lo hagamos. Pero aquí está la buena noticia: nosotros nos arriesgamos y el cielo no cayó sobre nuestras cabezas.  No le damos mucha importancia, pero estamos abiertos a ser naturistas con nuestros amigos y familiares. No hemos tenido un comentario negativo. Es cierto que algunos lo ven como ‘un poco extraño’, de una manera divertida, pero muchos han estado genuinamente interesados y más de unos pocos han expresado interés en probarlo por sí mismos.

Una vez nos encontramos con una colega del trabajo en la playa (ella y su familia estaban vestidos, nosotros estábamos desnudos). Tuvimos una conversación completamente normal y unas buenas risas en la oficina (y con el resto de la oficina) el lunes por la mañana. No hubo consecuencias negativas.

Asimismo, nuestra página ‘ Twonaturistsonaboat ‘ en Twitter no ha tenido ningún impacto negativo en nuestra vida personal, todo lo contrario. Ahora la gente nos reconoce a menudo cuando estamos en espacios naturistas (¡y una o dos veces más allá!) Y esto ha dado lugar a muchas conversaciones interesantes y nuevas amistades.

Y desde que regresamos al Reino Unido, hemos nadado desnudos en el río Támesis todos los sábados por la mañana durante nuestra carrera. Mucha gente nos ha visto (es un lugar muy popular) pero, de nuevo, no hemos tenido un comentario negativo. La mayoría de la gente simplemente nos saluda con una amplia sonrisa y comentarios pertinentes sobre la temperatura del agua.

Nuestro objetivo personal, y la razón por la que comenzamos el perfil ‘ Twonaturist s’, es intentar ayudar a que el naturismo sea tan normal que ya no sea un problema. Nos encantaría vivir en un mundo en el que pudiéramos estar desnudos cuando (apropiadamente) elegimos estar y donde la desnudez social no tuviera nada de especial. Sabemos que no vamos a lograr eso, pero nos encantaría pensar que, al menos, hemos contribuido.

Y pensamos que la mejor manera de avanzar hacia ese objetivo era dejar que las personas que nos rodean, que saben que somos ordinarios, vean que somos naturistas y que el naturismo es una parte ordinaria de nuestras vidas ordinarias. Es a este nivel personal donde la conexión entre la desnudez y el sexo finalmente puede romperse.

Ahora, sabemos, porque lo hemos experimentado nosotros mismos, que diferentes culturas conllevan diferentes riesgos. Hay culturas en las que la desnudez pública conlleva graves riesgos de daños personales o podría conducir, como mínimo, a antecedentes penales. Ciertamente, no estamos sugiriendo que nadie en estas partes del mundo deba “declararse” naturista.

Pero en el Reino Unido y en muchas otras partes de Europa, la desnudez pública NO es expresamente un delito e incluso está protegida por la ley. Y hay una buena razón para ello, que es que la desnudez social no sexual, lejos de ser perjudicial, es, de hecho, beneficiosa para los seres humanos. Numerosos estudios académicos han demostrado los efectos positivos del naturismo en la salud mental, el bienestar, la satisfacción con la vida y la autoestima. Por lo tanto, si vive en una cultura en la que es posible, piense en “salir del armario nudista”.

Nos encantaría ver tu cara sonriente feliz en las redes sociales (y es tu cara la que queremos ver, lo demás es irrelevante), nos encantaría verte en el río disfrutando de un chapuzón o caminando desnudo, en un sendero campestre o tomando el sol en la playa. Asimismo, ¿por qué no considerar, en el momento oportuno y sin convertirlo en una ‘gran cosa’, decirle a su familia y amigos que es naturista? Tal vez puedas decirle que mañana te vas a la playa nudista o que disfrutaste de un chapuzón al desnudo la noche anterior.

Es posible que se sorprenda por la respuesta y que el cielo no caiga sobre su cabeza.

Podría decirse que, dados los beneficios del naturismo, realmente debería ser algo de lo que presumir públicamente. El ser abierto y visible, es lo que finalmente romperá la conexión predeterminada entre la desnudez y el sexo y hará que la desnudez social no sexual sea anodina.

Es hora de romper la cubierta.

Hannah y Nick (@Twonaturistson1)

Lea el artículo original AQUÍ

Un comentario

  1. José Antonio

    Con el miedo no se consigue nada. El problema radica en que el naturista nudista debe de estar informa y convencido de lo que hace y se lo que piensa
    En definitiva, tenemos que construir un pensamiento sano en base a los fundamentos y la ética del naturismo como filosofía de vida. Y no tener ideas radicales y diversas, sobre algo que es natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *