Yo creo (en el) Nudismo

Seguro que, cuando hablamos de “influencers del Nudismo”, se nos vienen a la mente algunos nombres recurrentes.

La mayoría de todos los que hemos hecho del nudismo/naturismo una forma de vida, seguimos a muchos de ellos a través de las redes sociales o de sus páginas web. Les aplaudimos y nos encantaría ser como ellos. Pero…¿por qué no podemos serlo?.

A nuestra manera y dentro de nuestras posibilidades, todos podemos ejercer una influencia positiva que ayude a normalizar y a visibilizar el nudismo. No es un requisito indispensable viajar por el mundo o tener canales en distintas plataformas sociales, creednos.

Normalizar la filosofía del naturismo empieza por uno mismo. Primero en nuestro entorno más cercano. 

Hablar con naturalidad con amigos, familiares, compañer@s.. de nuestra elección de desnudarnos, ya sea en una playa, camping o en casa, es un primer e importante paso de normalidad que todos podemos ofrecer.

Eso nos llevaría a mostrarnos con libertad, perdiendo el miedo a que las personas mas allegadas puedan vernos desnudos. En muchas ocasiones, nuestra percepción del nudismo se contagiará y permitirá que  algunas de esas personas con las que hemos hablado se animen a probarlo. Y con suerte, a un porcentaje de esos mismos les resultará una experiencia tan grata que querrán compartirla a su vez con su círculo más íntimo.

Esto, crea nudismo.

Una vez normalizas, también puedes visibilizar esa cotidianidad. 

Hay muchas personas que están en contra de visibilizar el nudismo social a través de imágenes que ilustren el mismo. Que hablar sobre nudismo, no debería llevar implícitas fotografías sobre su práctica.

Nosotros partimos de la premisa que un cuerpo desnudo no es ni malo, ni necesariamente sexual, ni algo que deba tratarse socialmente a escondidas.

Hace unos días y aprovechando éstas fiestas navideñas, propusimos que  nos hiciérais llegar vuestras nudeimágenes a modo se felicitación de Navidad, al más puro estilo de las que todos solemos recibir durante ésta época del año.

¿Por qué habíamos elegido el formato web para subir vuestras nudefelicitaciones navideñas en lugar de las redes sociales? Sencillamente, para que tod@s tuviérais la libertad de haceros esas fotos sin tener cerca esa odiosa censura social que tanto nos molesta y de la que tanto nos quejamos siempre.

Pero al final, muchos aplicábais un “autofiltro” (consciente e inconscientemente) que salvaguardara la integralidad de vuestro cuerpo.

¿Lo entendemos? Si, por supuesto. Nuestra intimidad es un derecho y no tiene necesariamente porque gustarte salir desnudo y quedar expuesto en fotografías. 

¿Ayudan estas autocensuras a normalizar el nudismo? No, más bien todo lo contrario.

Existe el miedo razonable a pensar donde pueden acabar nuestras fotos. O incluso que puedan llegar a verlas personas que no queremos por distintos motivos (familiares, conocidos, trabajo..).

Pero ese miedo al final desnaturaliza aquello que tanto nos empeñamos todos a naturalizar y normalizar.

Si queremos que los demás vean nuestro cuerpo desnudo como algo normal y cotidiano, algo muy alejado de lo estrictamente carnal…primero tenemos que sacudirnos nosotros mismos esos clichés (mal)aprendidos que nos hacen autocensurarnos y ser reacios a desnudarnos por miedo a las consecuencias.

Porque ese pensamiento es el que podría llevarnos a aceptar con resignación los distintos tipos de censuras o el ideario negativo del que cree que los pezones, los culos, o nuestros órganos sexuales no deben salir retratados en público.

Mostrarnos desnudos realizando las diversas actividades que hacemos lo consideramos más que necesario para que la gente empatice, conozca y entienda que es una opción tan respetable como la del que elige llevar un bañador o un biquini y que vea que nuestro cuerpo desnudo es algo natural. Que las connotaciones sexuales sólo pueden estar en los ojos del que espera encontrarlas.

Por lo que visibilizarnos desde la normalidad, también crea nudismo.

Y luego está, por supuesto, la “influencia” activa.

No dejes de desnudarte en una playa de uso tradicionalmente nudista por mucho textil que veas. Así cumples dos propósitos: Normalizas y promueves la positividad corporal y sirves de ejemplo para que los muchos que aún no se han animado a desnudarse, también lo hagan. El nudismo atrae nudismo, no lo olvides.

Como te decíamos, nunca menosprecies tu nivel como influencer del naturismo. Tu aportación, por mínima que creas que pueda ser, es en realidad una poderosa herramienta capaz de generar una normalidad de la desnudez social donde antes no la había. Y eso, sólo lo puedes hacer tú.

Di con nosotros: ¡Yo creo en el Nudismo!

2 comentarios

  1. Pepe Baca

    Me ha parecido genial y estoy de acuerdo con todo lo que se dice . Yo no tengo problema en fotografiarme desnudo , i por delante ni por detrás , efectivamente el problema es la censura , es más me encanta fotografiarme desnudo y no tuve ningún reparo participar desnudo en una entrevista de tenevision

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *